Los defensores de la tecnología Blockchain aseguran su eficacia para simplificar la operativa bancaria. Elimina los riesgos y fraude, reduce los tiempos de compensación, mejora la gestión del capital, y aumenta la eficiencia del negocio. Tal cúmulo de promesas ¿es realmente tan potente?

El sector financiero es la punta de lanza de Blockchain. Los bancos de todo el mundo investigan con esta tecnología en busca de los procesos donde se puede aplicar, y han realizado consorcios especializados para reforzarla. Las transferencias internacionales y las plataformas de pago bancarias se posicionan entre las primeras respuestas.

Santander, por ejemplo, ha lanzado un servicio de pagos internacionales basado en la tecnología de bloques, las transferencias llegan a destino en el día. Blockchain también acorta el tiempo en los préstamos corporativos, BBVA lo hizo de semanas a días en uno realizado a REE (Red Eléctrica de España), sindicado con otros bancos.

Otro avance donde la tecnología blockchain aporta valor es en las plataformas digitales bancarias, que están sustituyendo a los modelos tradicionales de papel. La eliminación de todos los pagarés y cheques de un país, por ejemplo, ahorraría más del 70% del coste de ese proceso manual, además de los errores humanos de la manipulación, y sin hablar del fraude.

 

Digitalizar los pagos

electronic checkLos pagos digitales se pueden realizar con una aplicación conectada a una base de datos centralizada que funcione como una cámara de compensación entre varios bancos. Decidir su sitio de acogida es un problema, obliga al acuerdo de todos los intervinientes. Las diferencias desaparecen cuando la plataforma está realizada con la tecnología de bloques. Entonces, la información se guardará al unísono en una base de datos distribuía en la red de nodos blockchain, capaz de estar repartida entre los bancos, por ejemplo. Es más rápido, simple y económico.

No es la única ventaja de la tecnología blockchain. Una plataforma de pagos realizada con ella será la base para construir nuevos modelos de pago. “No se trata de digitalizar, sin más, la actividad bancaria, si no de transformar los procesos. Las peculiaridades de seguridad y trazabilidad de esta tecnología, la posicionan como base de nuevos negocios”, explica Wladimiro Navarro, cofundador de Finweg.

La idea de que los cambios serán revolucionarios, como ha sucedido con Internet, está en el imaginario colectivo de los pioneros de esta tecnología, ni ellos mismos se atreven a anticiparlo. ¿Alguien imaginaba hace 25 años, que los ordenadores sustituirían a las tiendas de calle? Hay que ir poco a poco, pero tomar delantera a los competidores.

Finweg ha construido una plataforma de medios de pago con la tecnología blockchain. “Es muy versátil, soporta cualquier tipo de pago de cualquier país, y está probada”, asegura Wladimiro Navarro. La prueba ha demostrado la viabilidad de realizar el ciclo completo de los cheques electrónicos, desde su emisión, hasta su depósito por clientes de varios bancos, e incluso clientes no bancarizados.

La prueba se desarrolló en Argentina con las principales entidades financieras. Las autoridades del país trabajan para trasladar el cheque en papel (muy utilizado) al mundo electrónico.

 

Notarios y leasing

La revolución no queda aquí. La misma plataforma blockchain es trasladable a las relaciones con los notarios, a las operaciones de leasing, o a cualquier actividad con muchos intervinientes. Los Smart Contract (programas de órdenes condicionadas, muy detalladas) pueden recoger las reglas del juego de cada caso, para incorporar la verificación del intermediario con mayor eficacia.

Un contrato de leasing implica la firma de la entidad que lo realiza con quien lo recibe, el pedido al concesionario del vehículo y la orden de fabricación al constructor de automoción. Meter esta dinámica en una plataforma blockchain como la de Finweg, automatiza el proceso gracias a los Smart Contract, y lo asegura. Los papeles del contrato y el dinero quedan trazados, y los Smart Contract liberan los pagos en el momento acordado.
El resumen del cambio es mayor eficiencia, y ahorro de dinero y de tiempo. El ejemplo de leasing es trasladable al negocio inmobiliario, y puede ahorrar hasta la visita al notario, si está conectado a la blockchain.

¿Tiene problemas la tecnología blockchain? Sí, pero son subsanables. Todavía falta agilidad para competir con la velocidad de algunos sistemas digitales tradicionales. Mientras sucede, el problema no afecta a la plataforma de Finweg, “eliminamos la parte mecánica del proceso, no la parte digital. Un comprador puede salir del notario con las manos en los bolsillos sabiendo que el resto del proceso será automático”, cuenta Wladimiro Navarro.

La capacidad del volumen de las transacciones, otro problema en vías de solucionar, tampoco lo es para la dinámica de la plataforma de pagos. “No suplimos la parte transaccional, donde si se podría notar los retrasos de milisegundos, sino el papeleo. Sustituimos los procesos que tardan horas o días, y requiere transporte físico, por una solución que tarda segundos y es nativa digitalmente”, cuenta Wladimiro Navarro.

Transferencias a vencimiento, domiciliación de pagos, cartas de crédito, pagarés electrónicos, o nuevos medios de pago & smart payments son otras soluciones soportadas por la plataforma blockchain de pagos.